en General

Pastelito rebelde, a la brasa

Después de una larga temporada estéril en actividades de alpinismo, nos costaba creer que por fin íbamos a escaparnos unos días a los alpes. Cuando tan solo faltaban 3 días para que comenzaran nuestras pequeñas vacaciones, una borrasca dio al traste con nuestras ilusiones. Decidimos finalmente dejar los objetivos alpinos para otra ocasión y planteamos una escapadita combinando Prepirineo con Picos de Europa, para visitar dos paredes en las que nunca habíamos estado: Tozal del Vero y Peña Santa de Castilla. Un planteamiento absurdo pero que nos permitió colarnos entre las tormentas.

Pastelito Rebelde. 250m, 7b+

A unos pocos kilómetros de Alquezar decidí llamar a Edu, el padre de la criatura, para contarle nuestro plan y recibir su bendición. A medida que le iba contando mi intención de escalar al día siguiente la vía Pastelito Rebelde, me iba acordando del día en que le dije a mi padre que me acababa de hacer un tatuaje. Aquel silencio al otro lado del teléfono lo decía todo. Si Edu me hubiera tenido delante, sin duda me habría soltado dos hostias bien dadas.

Sabíamos que la meteo pronosticaba 37 grados y que a partir de las 3 el sol incineraría cualquier rastro de vida que se encontrara en la pared, pero la ruta tenía una pinta impresionante y merecía la pena intentarlo. Este tipo de actividades, en las que tan importante es escalar como evitar morir deshidratado, son altamente motivantes para ciertos escaladores sureños entre los que me incluyo. De hecho, considero una injusticia histórica el hecho de que ascender una cara norte en enero obtenga más elogios que una ardiente cara sur en agosto ¿Por qué nos parece heroico escalar el Diedro Amarillo en invierno y al mismo tiempo nos resulta absurdo repetir Al Infierno con el Diablo en verano? El alpinismo está cargado de convencionalismos.

 

 

PASTELITO REBELDE

Croquis Pastelito Rebelde

 

 

20150717_085019

Los primeros metros del L2. 7a+

IMG_0322

Secuencia clave del L2. 7a+

 

IMG_0336

Estira, estira, estira…

El primer largo resultó ser realmente chulo: una placa de continuidad que te va vaciando poco a poco y que cuando crees tener dominada, te reserva un asqueroso canto romo para reírse de ti. En este punto te preguntas porqué diablos no habrás calentado un poquito antes de subir.

La segunda tirada es buenísima (todas lo son) y concentra la dificultad en 5 metros en los que debes poner todos tus sentidos en las puntas de los pies, especialmente si la goma está en su punto de fusión.

 

20150717_103048

Siempre duro. Siempre desplomado .

 

20150717_123659

Vilator, justo antes del “pasaco” de 6c

 

Con cada largo nuestra felicidad aumentaba, así como la temperatura. En el séptimo largo la situación llegó a su clímax: las suelas de nuestros pies de gato se deshacían, pintando la pared con rayas negras a cada paso; los ardientes efluvios del río Vero nos cocinaban poco a poco como mejillones al vapor; y nuestros maltrechos biceps reclamaban altas dosis de glucosa. El resultado de este magnífico cocktail fue que no pudimos dar más de tres pasos seguidos sin colgarnos de una chapa. A pesar de las condiciones pude comprobar la gran dificultad de esta tirada de 7b+ ¡Indecotable!

 

20150717_134257

7b+ brutal!!

Para finalizar, la ruta nos reservaba un postre sorprendente: un 6c+ muy completo, con pasos de diedro crocanti, fisura de dedos, chorreras rodellarescas y salida “punk” sobre placa “braille”. Un largazo en el que definitivamente reventamos como higos maduros.

Del posterior baño que nos dimos en las pozas del río Vero poco puedo decir: purificador, místico, sobrenatural…

20150717_161812

Ooooooooommmmmm…

 

Tulson-blanco transparente

  1. Hombre Javi, por fin te has decido a volver a contarnos tus actividades, ya estaba empezando a echarte de menos.
    Enhorabuena por la actividad, como siempre ¡brutal!

  2. apoyo la moción para instaurar un premio al piolet sucarrat.
    Ahí, los alicantinos, lleváis las de ganar.

    Larga vida al alpinismo caliente

  3. Buenísimo Javi! Para un mediterranean’s rally eskalator como tú ésto ha sido pecata minuta jajaja. Y sí, ¡qué injustos convencionalismos los del apinismo jajaja!

Los comentarios están cerrados.